nota-1La Cámara Argentina de Energías Renovables estima que un 70% del territorio nacional es apto para aprovechar la energía de los vientos. Según el presidente de la entidad, Marcelo Álvarez, también se percibe un gran interés entre inversores locales e internacionales por ingresar en el negocio de la generación solar.

No es un secreto que la Argentina dispone de un gran potencial para el desarrollo de todas las fuentes energéticas renovables. Pero a veces cuesta tomar real dimensión sobre los recursos naturales disponibles. Según Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER), un 70% del territorio nacional es apto para el desarrollo de un volumen de energía suficiente como para abastecer a toda Latinoamérica.

“Es de esperar que dicha industria tenga un gran crecimiento en los próximos años y lo mismo corre para la energía solar, la generación mini-hidroeléctrica y las bioenergías”, afirma el directivo en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía.

Paradójicamente, apunta, pese a que aún no hay numerosos proyectos en curso, en estos años se ha formado personal capacitado y existen varias empresas que vienen trabajando en el desarrollo de tecnologías verdes. “Sin dudas, están todas las condiciones para un virtuoso desarrollo del mercado”, ratifica.

En ese sentido, destaca avances normativos como el programa RenovAr, que recientemente lanzó la Subsecretaría de Energías Renovables. “Éste propone licitar 1.000 megawatts (Mw) de potencia entre todas las tecnologías, por lo que será un primer paso positivo para el desarrollo del sector”, señala.

A su entender, las autoridades están trabajando para que los proyectos puedan prosperar, sobre todo a la hora de facilitar aspectos financieros y fiscales que han sido un cuello de botella en experiencias anteriores. “Por nuestra parte, estamos expectantes sobre las flexibilizaciones que anunciaron desde el Ministerio de Energía sobre el pliego definitivo que se presentará el 22 de agosto. Esperamos que la industria nacional tenga la posibilidad de desarrollarse, aunque en una primera etapa ingresarán bienes de capital exentos de impuestos de otros países en función de los beneficios fiscales que establece la Ley 27.191”, advierte.

¿Hay lugar en el mercado para que todos los subsectores puedan desarrollarse?, preguntamos a Álvarez.

Consideramos que sí. Por eso aguardamos que en próximas licitaciones se contemple un mix más equitativo entre las distintas tecnologías. Como crítica constructiva, podemos mencionar las dificultades que tendrán para participar proyectos pequeños o medianos que estaban planificados en distintas provincias del país al tener que competir en precio con grandes firmas.

Un tema importante que estamos trabajando desde la CADER con funcionarios del área y diputados nacionales tiene que ver, justamente, con unificar en un proyecto de ley las iniciativas que fueron presentadas en el Congreso nacional por distintas fuerzas políticas en pos de regular la inyección de energía renovable a la red. Consideramos que debe haber estímulos para iniciar este mercado que promete gran actividad a las empresas nacionales y de menor porte, las cuales tendrán dificultades para participar de las subastas. Es un aspecto central de la agenda de la CADER y esperamos que pueda concretarse en poco tiempo.

¿Qué acciones está llevando a cabo la entidad?

Desde la CADER también estamos aportando ideas y conocimientos a las autoridades para que la energía eólica pueda desarrollarse en todo el país. Hemos presentado observaciones y consultas a la Subsecretaría de Energías Renovables, en el marco de la consulta pública que venció el 1 de julio.

La institución cuenta con un comité específico que se reúne en forma periódica para analizar marcos regulatorios, aspectos del mercado y técnicos, que luego son presentados a las autoridades con el objetivo de que sean tenidos en cuenta en los planes de Gobierno.

¿Cómo ve el actual desarrollo de la energía solar en el país?

La Argentina presenta uno de los potenciales más importantes del mundo para el desarrollo de la energía solar. Es la tecnología con mayor proyección en el mediano y largo plazo por la curva descendiente que vienen registrando sus costos internacionales. Se espera que en algunas décadas sea la fuente de energía más utilizada, y el país indefectiblemente acompañará ese proceso.
Cuyo, el NOA y todo el Norte son las regiones con mejor radiación solar, aunque prácticamente todo el territorio nacional es apto para su desarrollo. Alemania, con un potencial varias veces inferior, es hoy líder a nivel mundial.

Se percibe un gran interés entre los inversores locales e internacionales por ingresar al mercado de la Argentina. A la CADER llegan consultas de todos los países, entre los que figuran Estados Unidos, Noruega, Canadá, Brasil, por citar algunos.

Además de la posibilidad de construir grandes parques, podemos aprovechar el potencial solar en el ambiente urbano. Consideramos que éste es el gran desafío que existe por delante. Por eso insistimos en la sanción de un marco regulatorio que autorice a usuarios particulares –residenciales, comerciales e industriales– a inyectar energía a la red.

¿Qué puede contarnos sobre su paso por la exposición Intersolar de Munich?

La CADER es miembro activo y fundador de la Global Solar Council (GSC), nombre que se le dio a la organización fundada por asociaciones de más de 30 países que están avanzando en el desarrollo del mercado de la energía solar. Por mi parte, soy consejero directivo y miembro del Comité Estratégico. En el marco de Intersolar, el GSC aprovechó la ocasión para llevar adelante reuniones de sus distintos comités y analizar los temas de agenda.

Uno de los desafíos que se plantearon apunta a trabajar en conjunto con la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) en la elaboración de un documento que será presentado hacia finales de año en la COP, a desarrollarse en Marruecos.

La propuesta apunta a realizar campañas de difusión de la energía solar, reunir y concentrar información de mercado, mostrar los casos de éxito, analizar los marcos regulatorios más virtuosos y recomendar políticas que han logrado un desarrollo de la industria con una visión unificada, evitando intereses particulares sesgados.
El informe será presentado a las autoridades de organizaciones sociales de peso internacional y a los gobiernos de cada uno de los países miembro, con el objetivo de demostrar a los referentes políticos que la energía solar es un camino que conduce hacia la seguridad energética y a una matriz más limpia.

Fuente: Revista Petroquimica.

Suscribite a nuestro newsletter

¿Queres estar siempre informado? ingresa tus datos