Con techos solares; papel reciclado; auto-apagado de computadoras y acondicionadores de aire, un proyecto de 7 millones de NIS para ahorro de energía produce una legislatura más sostenible.

Los gobiernos israelíes pueden no tener un historial de duración muy larga, pero al menos el funcionamiento del propio edificio de la Knesset se está volviendo más y más sostenible. Mediante la aplicación de medidas que cualquier dueño de una casa ecológica adoptaría, el hogar de la política israelí se ha convertido recientemente en el parlamento más verde del mundo.

Para más información click aquí

Suscribite a nuestro newsletter

¿Queres estar siempre informado? ingresa tus datos