La Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) fue fundada en junio de 2006 a partir del auge global de biocombustibles.

 

El objetivo fue establecer una cámara moderna, dinámica y transparente, capaz de organizar a esta naciente industria nacional y brindarle una proyección global lo suficientemente sólida como para posicionar a la Argentina como un referente de peso en el escenario de las grandes potencias mundiales.

El 18 de marzo de 2008, con más de cuarenta socios en su haber, la Cámara redobló su apuesta y decidió la ampliación formal de su denominación desde el inicial “Cámara Argentina de Biocombustibles” a “Cámara Argentina de Energías Renovables“, nombre que conserva hasta la fecha. El principal objetivo de esta decisión fue el de extender los servicios y los valores globales de la Cámara a otras actividades afines que aún no contaban con una representación lo suficientemente sólida y organizada. En el mismo acto se decidió la creación de los comités de energía eólica, energía solar y biomasa.

En corta vida, la CADER ha logrado establecerse en el mercado global como una institución profesional, flexible y confiable, que atrae profesionales con una pasión común: convertir a la Argentina en uno de los líderes globales en este “siglo de las energías renovables”.

En la actualidad, la Cámara interactúa con un sinnúmero de instituciones hermanas e impulsa los intereses de sus socios y de la industria nacional ante el gobierno nacional y organismos supranacionales a través del mundo. La capacidad y experiencia de los recursos humanos que conforman su Comité Ejecutivo y el calibre de sus miembros es un claro indicador de su temprano éxito. La Cámara ya cuenta con casi cien miembros y continúa un proceso de crecimiento permanente, afianzando sus fortalezas y sumando nuevas habilidades en el camino.