30-05-2013 – El primer colectivo de gran capacidad y a batería se encuentra en exhibición en una importante conferencia internacional sobre transporte en la ciudad Suiza de Ginebra. Este colectivo funciona sin los tradicionales cables que van en el techo y se recarga en determinadas paradas en tan sólo 15 segundos.
ABB ha desarrollado la tecnología central de este proyecto, incluyendo el equipamiento de tracción abordo y el nuevo tipo de sistema de carga instantánea, completamente automático.

Por Comunicaciones ABB.

El colectivo eléctrico TOSA en Ginebra.

El proyecto del colectivo eléctrico articulado, llamado TOSA en referencia a las iniciales de los cuatro miembros que participaron, TPG (Empresa de transporte público de Ginebra), OPI (Oficina de Promoción de Industrias y Tecnologías), SIG (el servicio de energía de Ginebra) y ABB, parece un colectivo común, hasta que ves su techo. En vez de utilizar los tradicionales polos de los troles, que se conectan con cables que se encuentran encima del autobús, este colectivo cuenta con un brazo móvil láser que se conecta a un receptáculo que está integrado a la parada del colectivo. El procedimiento de acople es increíblemente rápido y se lleva a cabo en menos de un segundo – es imprescindible no perder tiempo en el acople cuando el tiempo que está detenido en una parada es de sólo de 15 segundos.

Cuando el colectivo se acerca a la parada, el receptáculo fijo es detectado y el contacto del techo comienza a alinearse de manera lateral. Una vez que se logra esto, el brazo cargador del colectivo se levanta y establece el contacto. Antes que se envíe la descarga, un chequeo de seguridad asegura que la conexión con el colectivo ya estacionado sea correcta.

La tecnología de carga instantánea le permite a las baterías que están abordo ser recargadas en tan sólo 15 segundos en las paradas a lo largo de su ruta. Al final del recorrido del colectivo se le realiza una carga ultra rápida de 3 o 4 minutos para cargar las baterías por completo. Gracias a un innovador sistema de accionamiento eléctrico, la energía puede ser almacenada en baterías compactas junto con la energía de frenado del vehículo. Dicha energía de frenado se puede utilizar para darle potencia a los motores, o puede ser consumida dentro del vehículo.

La gran ventaja de este sistema, como en todo transporte eléctrico, es que no hay emisiones de dióxido de carbono u otros contaminantes, pero lo que hace que este sistema sea aún mejor es que toda la energía eléctrica utilizada en el recorrido de este colectivo es hidroeléctrica. Esto hace que la solución sea ideal para los servicios de transporte masivo y a su vez sustentables en Ginebra. Además los autobuses ya no necesitan tener cables por encima, lo que ayuda a reducir la contaminación visual mientras que se obtiene una mayor flexibilidad de recorrido.

Colaboración estrecha dentro de ABB
Para desarrollar el sistema, ABB logró reunir diferentes tecnologías de distintas fuentes ABB. “Nos enorgullece que hayamos podido contar con componentes confiables ABB para todo, desde la provisión de energía hasta los motores,” dijo Olivier Augé, Gerente del Proyecto TOSA en ABB Sécheron.

El proyecto se inició y se manejó desde ABB Sécheron, donde se desarrolló el sistema de provisión de energía, incluyendo el sistema de carga, tanto el que va a bordo del colectivo, como el que se encuentra en las paradas. Los componentes tienen procedencia de divisiones de ABB Suiza, Suecia y Finlandia.

Un proyecto con cuatro miembros de Ginebra
El proyecto fue concebido con el propósito de aliviar la congestión de tráfico en Ginebra. En Octubre del 2010, se inició un estudio para determinar la viabilidad de colectivos eléctricos de carga instantánea para un sistema de transporte municipal. El proyecto en sí comenzó en 2011 y el desarrollo del mismo fue tan rápido que el colectivo TOSA estuvo listo para ser presentado oficialmente en el 60° Congreso Mundial UITP y en la Exhibición de Movilidad y Transporte de Ciudad, que se lleva acabo desde el 26 al 30 de mayo, en Ginebra.

El colectivo articulado, que puede llevar 133 pasajeros, realizó su primer viaje después de haber sido inaugurado por el Ministro de Transporte de Suiza, Doris Leuthard, quién dijo que el colectivo era un brillante invento. El modelo piloto del colectivo eléctrico va a realizar su recorrido entre el aeropuerto de Ginebra y el centro de exhibición Palexpo para recolectar información sobre el funcionamiento del mismo a lo largo de un segmento de 1,8 kilómetros de la ruta de ómnibus 5, un ruta dentro de la ciudad con niveles comunes de congestión de tráfico.

Para poder ver el video click aquí.

Suscribite a nuestro newsletter

¿Queres estar siempre informado? ingresa tus datos